Oscar Picas

Emprendedor y diseñador gráfico

Nací en Manresa (Barcelona) en 1997. De pequeño no me hacía especial ilusión asistir a la escuela, imagino que como la mayoría de niños. Nunca me ha gustó la idea de tener que estudiar por obligación, por no hablar de asignaturas que no me interesaban en absoluto. Echando un vistazo al pasado me doy cuenta que no he cambiado mi punto de vista. Memorizar textos que no me interesan y escribirlos en un papel para que alguien me puntúe, nunca ha sido mi especialidad.

Una vez terminados los estudios obligatorios, realicé un módulo de diseño gráfico. Me gustó tanto, que por primera vez me impliqué por completo en ello. Los resultados académicos mostraban mi gran evolución. Comprobé lo que me habían estado diciendo siempre. “Cuando encuentres una cosa que te gusta, lo harás con ganas y tendrás geniales resultados”.

Me quería dedicar al diseño por ordenador, lo cual significaba que mi exigencia debía ser alta. Mientras que gran parte de los compañeros se contentaban con aprobar, yo no. Por normativa escolar una calificación de cinco sobre diez ya estaba aprobada, pero yo no quería seguir en el límite. Decidí que el límite al que más cerca iba a estar sería la calificación máxima. Una puntuación por debajo de notable, era para mí un suspenso.

Como era de esperar mis esfuerzos me dieron resultado. Cuando aspiras a la excelencia y no te conformas con resultados aceptables, inevitablemente consigues calificaciones altas. Gracias a estas, inicié mis prácticas de empresa un año antes de lo que la programación educativa estipulaba. Tuve la opción de escoger el lugar, así que sin dudarlo accedí a trabajar como diseñador en el ayuntamiento.

En un principio pensaba que estos estudios serian mi principal fuente de ingresos, pero al finalizarlos me di cuenta que no sería así. Fue en ese momento cuando sufrí uno de los cambios más importantes de mi vida. Éste fue leer el libro de: Padre Rico Padre Pobre - Robert T. Kiyosaki.

Me di cuenta que lo que había estudiado, realmente me gustaba por la creatividad que podía plasmar. No obstante el libro me mostró una visión totalmente opuesta. Me realicé las siguientes preguntas: ¿Quieres trabajar toda la vida como diseñador gráfico? ¿Serás toda la vida un esclavo del dinero?. No recuerdo una sola respuesta negativa más contundente que las que hice ese día.

Con estas preguntas respondidas con toda certeza, decidí avanzar en otra dirección. Desde ese momento empecé a leer y a instruirme con lo que me apasiona. Introduzco en mi vida un libro nuevo cada semana, ya que los conocimientos que estos aportan son increíbles. Claramente los cursos y conferencias son geniales para instruirse. Lo que significa que siempre que puedo los uso como un complemento de los libros.


  • Students
    29
  • Courses
    1
  • Reviews
    20