Meditación, grandes claves para aprender la tecnica

Descubre el potencial que tienes
5.0 (1 rating) Instead of using a simple lifetime average, Udemy calculates a
course's star rating by considering a number of different factors
such as the number of ratings, the age of ratings, and the
likelihood of fraudulent ratings.
11 students enrolled
$19
$30
37% off
Take This Course
  • Lectures 36
  • Length 1.5 hours
  • Skill Level All Levels
  • Languages Spanish
  • Includes Lifetime access
    30 day money back guarantee!
    Available on iOS and Android
    Certificate of Completion
Wishlisted Wishlist

How taking a course works

Discover

Find online courses made by experts from around the world.

Learn

Take your courses with you and learn anywhere, anytime.

Master

Learn and practice real-world skills and achieve your goals.

About This Course

Published 4/2016 Spanish

Course Description

Seguramente este es el mejor curso de meditación para empezar a meditar, incluso para adquirir un nivel alto con las 8 semanas de practicas que te proponemos. Una forma sencilla, eficaz y profunda para aprender una de las mejores técnicas que existen para ser feliz. Millones de personas en el mundo practican esta técnica milenaria y ahora tienes la posibilidad de aprender desde tu casa con nosotros, tenemos mas de 10 años de experiencia en enseñar meditación y mas de 300 personas ya aprendieron con nosotros. Gracias por confiar

Este es un curso de meditación para empezar a meditar, sin importar si ya practicas o no. Al contrario de lo que se suele creer meditar no es estar en un estado especial, más bien es observar lo que está pasando en el momento presente sin juicio, sin querer cambiar nada, con total aceptación. Curiosamente cuando hacemos esto nuestro sistema empieza a equilibrarse automáticamente. Utilizamos nuestra respiración y las enseñanzas tradicionales que tienen más de 2500 años para poder aprender a meditar y hacer de nuestra práctica un momento de nuestro día.

What are the requirements?

  • Estar dispuesto a aprender
  • Tener la disponibilidad de al menos 5 minutos al día para practicar
  • Poder tener un espacio tranquilo para meditar
  • Cojines y esterilla para poder practicar sentado en el suelo
  • La mente preparada para poder entrar en calma

What am I going to get from this course?

  • Saber meditar perfectamente
  • Tener varios recursos y herramientas para practicar cada día la meditación
  • Saber lo que es la meditación y conocer tres técnicas de meditación muy profundas
  • Tener la habilidad de vivir en el presente y beneficiarse de ello

What is the target audience?

  • Este curso va dirigido a todas las personas que deseen vivir de una forma mas presente y plena su vida.
  • Para quien tenga ganas de profundizar esta tecnica
  • Para aquellas personas que quieran empezar de cero y conseguir meditar cada día de una forma sencilla y eficaz

What you get with this course?

Not for you? No problem.
30 day money back guarantee.

Forever yours.
Lifetime access.

Learn on the go.
Desktop, iOS and Android.

Get rewarded.
Certificate of completion.

Curriculum

Section 1: Presentación del curso
02:07

Bienvenid@ a este curso de meditación.

Como dice uno de los grandes maestros, Songya Rinpoche: “Aprender a meditar es el mayor regalo que puede usted hacerse en esta vida, ya que es sólo por medio de la meditación como puede emprender el viaje para descubrir su auténtica naturaleza y encontrar así la estabilidad y la confianza que necesitará para vivir, y morir, bien. La meditación es el camino a la Iluminación.”

Creo que lo que vas a aprender no es muy complicado, es mas pienso que no es nuevo, sino más bien es recordar algo que ya sabias de forma innata.

Os recomiendo que no os hagáis expectativas, incluso que no creas lo que no necesites creer, como dice el Dalai Lama, no creas nada de lo que digo, EXPERIMENTALO, y eso es lo que vamos a hacer experimentar ya que es un curso muy práctico.

00:51

JOSE CÁNOVAS PINO

- Facilitador y acompañante en Presencia Biodinámica®

- Enseña meditación adaptando la tecnica a nuestro estilo de vida y las necesidades de cada persona.

- Organiza y dirige retiros, talleres y cursos de Presencia Biodinamica®, Meditación y Silencio.

Desde 1994 estudió, practicó, trabajó y soltó:

  • Quiromasaje, Osteopatía, Reflexología, Kinesiología, Terapia Craneosacral, Kundalini yoga y Mindfulness.

Jose Cánovas Pino nació en Barcelona en Junio de 1968. Empezó en el año 1994 estudiando quiromasaje terapéutico y deportivo durante 2 años.
Realizó la formación de reflexología podal con la escuela de Frederic Viñas y Hanne Marquard.

Hizo una formación de vendaje funcional con Toni Bove y asistió a unos seminarios de estiramientos y conciencia corporal con la escuela de Blandine Calais.
Hizo un curso con el Doctor Ángel Escudero de Curación por el pensamiento y sofrología.

En 1997 se formó en espinología y desbloqueo vertebral.
Con Alain Baudet estudió para ser terapeuta y profesor de Masaje de fuego, terapia fascial y Masaje de los 5 elementos.
Combinó sus estudios de Osteopatía y Kinesiología. Estudio 3 años de osteopatía estructural, visceral y craneal.

En la escuela de Vida Kinesiología de Barcelona realizo su formación de 4 años como terapeuta y profesor. Se formo con John Thie, Andrew Verity, Richard Duree, Charles Krebs, F. Simeon y J.C. Monje, donde también se formó en Flores de Bach y terapias florales.

Estudió Kundalini yoga en Valencia con la escuela de K.R.I.

Empezó estudiando Terapia craneosacral biodinámica con Carles Compañ y Toñi Jimenez y siguió sus estudios de terapia craneosacral biodinámica con Mike Boxwall, reconocido a nivel mundial. Carles Compañ desarrolla el trabajo mas sutil de la osteopatía al que llama Presencia Biodinamica.
Después de haber ejercido como terapeuta de diversas disciplinas y tratando a miles de personas, la Presencia Biodinámica transformó su manera de hacer terapia y en la actualidad ejerce como Facilitador y acompañante en Presencia Biodinámica en Castellón de la Plana.
En una reunión en Francia, Mike Boxhall le aprobó para poder impartir la formación de terapia craneosacral Biodinámica según su filosofía.
Imparte talleres y cursos de Meditación y Presencia Biodinámica® en Castellón de la Plana.
Pasa consulta a nivel de empresas en IMK e Idear Ideas.
A nivel personal ha recibido cursos de meditación con maestros reconocidos como Jamyang Tashi Dorje y Lama Dondrup. Esta iniciado en meditación Vipassana de A. Goenka y utiliza estas técnicas para su desarrollo personal y para poder hacer su trabajo desde la presencia. Ha profundizado en las técnicas de meditación con los Maestros Tung Kuan Yen y Dhiravamsa, con los que tiene una gran amistad.
Desde febrero de 2008 dirige el Centro Zen en Castellón de la Plana, donde enseña meditación y Presencia Biodinámica®, compaginando su trabajo con distintas colaboraciones con el Patronat d’Esports, la UJI (Universidad Jaime I de Castellón) y distintos Ayuntamientos.

02:15

Las claves son constancia y perseverancia y la importancia de seguir los tiempos establecidos. Una de nuestras premisas importantes es que "Es imposible hacerlo mal", es decir lo que ocurre en ese espacio-tiempo de meditación es justo que tiene que ocurrir, confía en esto y espera con paciencia que el resultado llegara.

Este curso tiene una duración de 8 semanas y es muy importante que no intentes avanzar demasiado rápido.

La práctica de la meditación tiene unos efectos fisiológicos muy concretos en el organismo, que además han sido demostrados por la ciencia, lo cual siempre parece dar cierta seguridad en nuestra civilización, a pesar de que otras muchas disciplinas maravillosas no encuentren su hueco en el método científico y eso no las convierte en menos eficaces.

Pero bueno, a los amantes de las pruebas científicas les gustará saber que cada vez existen más estudios clínicos y científicos que demuestran el efecto de la meditación en distintas áreas del cerebro


01:55

Uno de los grandes beneficios que vas a obtener a través de la práctica de la meditación es la paciencia.

En la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.
Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado. De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Justo hay tienes que seguir confiando en ti y en el trabajo practico que estas haciendo.

Section 2: Instrucciones básicas
01:55

Tener un lugar confortable y silenciosos para tu práctica es ideal. Puedes poner algún incienso o una vela pero intenta no ritualizar en exceso ese momento de práctica ya que esto te hará perder días de meditar por el echo de ser muy laborioso el momento. Procura que estés con una buena temperatura en la sala, sobre todo no pases frío. Intenta tener tu teléfono en silencio y cualquier cosa que distraiga tu atención. Al principio todas estas cosas ayudan, y poco a poco te vas dando cuenta que podrás hacer tu práctica de meditación en cualquier lugar, tú mismo experimentarás el porque.

02:36

¿Cual es el mejor momento?

Cualquier momento en el que estés dispuesto a probar y te sientas alerta es un buen momento para meditar. Practicantes experimentados prefieren las primeras horas del día, entre las 4 y las 8 de la mañana (llamadas los horas de ambrosía). No suele haber mucha actividad a estas horas, así que es improbable ser distraido por la energía o actividades de la vida diaria.

A mucha gente le gusta meditar antes de acostarte. Esto ayuda a despejar la mente de las preocupaciones y problemas del día, preparándote para un sueño profundo y para crear energía para el día siguiente. 

Es mejor no meditar después de una gran comida, ya que la mayoría de la sangre está yendo al estómago, dejando poca para el cerebro.

¿Durante cuánto tiempo debería meditar?

Cada meditación es distinta - abarcan distintos aspectos de la mente y el cuerpo, así que el tiempo varía despendiendo de la técnica, partiendo desde 3 minutos hasta dos horas y media. Las duraciones más comunmente usadas son 11 minutos, 15 minutos, 22 minutos, 31 minutos, 62 minutos, una hora y media, dos horas y media. 

Empieza con el tiempo que sea confortable para tí. Incluso 5 minutos te proporcionará resultados beneficiosos. El primer beneficio es simplemente la oportunidad de detener tu rutina automática, los patrones inconscientes de comportamiento que te guían por la vida sin ni siquiera darte cuenta de que estás vivo. 

02:39

En esta clase te damos las claves para conseguir una postura alineada con las piernas cruzadas.

El objetivo es asegurarnos de que la columna vertebral está derecha y razonablemente estirada (la columna vertebral es el canal central de energía del sistema nervioso)

Es una postura de relajación, destinado a la meditación. Promueve la paz interior, endereza la columna vertebral, abre las caderas y alivia el cansancio.

Si las rodillas te quedan demasiado altas, puedes colocar debajo de los glúteos y las rodillas un bloque o manta doblada, te resultará más cómodo, hasta que tus piernas se vayan flexibilizando. Puedes modificar la posición de las manos, con las palmas hacia abajo o hacia arriba. Y con la unión de los dedos establecer diferentes mudras.


02:01

También llamada postura de roca, es una buena postura para la  práctica de la meditación.

Arrodíllate y siéntate sobre los talones (las puntas de los pies y el dorso sobre el suelo) de tal manera que presionen los nervios en el centro de las nalgas. Se llama posición de la roca por su efecto positivo sobre la digestión

Section 3: Práctica semana 1
01:02

Al no estar acostumbrados a estar en posturas de suelo por nuestras costumbres, la postura en silla es la mas recomendable cuando tu estructura músculo esquelética es rígida, es muy fácil, practica y se puede hacer en cualquier lugar.

Para meditar no hace falta ningún cojín de meditación: puedes comenzar a meditar en una silla. Esto lo hará más sencillo, ya que te ahorrarás tener que sentarte en una postura extraña para ti.

Elige un momento del día tranquilo y, si vives con más gente, pídeles que no te interrumpan. Desconecta el teléfono y ordena un poco el espacio en el que vayas a meditar. Ventila la habitación y asegúrate de que no haga ni frío ni calor.

Coloca la silla en el lugar que hayas elegido y siéntate en el borde, sin reclinarte en el respaldo. Asegúrate de que tus caderas estén en la misma línea que tu torso y tu cabeza, no debes inclinarte hacia la izquierda ni hacia la derecha. Tu tronco debe estar erguido, pero sin tensión.

Puedes colocar tus manos en el regazo o sobre las rodillas. Elige la postura más cómoda para ti y asegúrate de que no haya tensión en tus hombros, tu cuello o tu mandíbula. Los ojos pueden estar cerrados o entreabirtos, tú eliges. Si no cierras los ojos, dirige la mirada al frente y no la enfoques en nada concreto.


01:01

Esta postura es la mas utilizada en las clases de yoga, Tai chi, Chi qong, Se utiliza como postura de descanso entre ejercicios, pero también es muy practica para observas como estas en cada momento de la clase. La recomendamos cuando no tienes mucho tiempo o cuando el resto de las posturas son dolorosas o incomodas.

Una postura muy interesante para meditar es de pie. Tanto es así que en distintas disciplinas es la postura básica para comenzar. En Yoga siempre comenzamos con la postura que se denomina  Montaña o Tadasana . En el Tai Chi  y Chi Kung,  en cualquiera de sus formas. siempre partimos de la postura llamada Wu Chi  que son semejantes.

 La práctica de esta postura, como ejercicio en si, es muy recomendable para conseguir armonizar el corazón y aquietar la mente.

  • -Separa los pies, a la anchura de los hombros, y colócalos paralelos, hacia delante. Distribuye el peso, de manera uniforme, sobre ambos pies.
  • Flexiona las rodillas, ligeramente.
  • Bascula las caderas hacia adelante.
  • Relaja los hombros. Deja que tus brazos caigan a ambos lados, con todo su peso. Las manos, en su postura natural, relajadas, palmas hacia dentro, dedos ligeramente separados. 
  • Alinea la columna vertebral, de forma que parezca una espiga vertical, desde el sacro hasta la parte superior de la cabeza. 
  • Mantén la cabeza erguida y relajada a la vez, como si un hilo tirase de tu coronilla hacia arriba. 
  • La mirada puesta en el horizonte, en ningún punto determinado, o con los ojos entornados dirigiendo la mirada hacia el suelo, o bien, con los ojos cerrados suavemente. 
  • Relaja el abdomen.
  • Lleva tu atención a las plantas de los pies y siéntelas enraizadas en la tierra. 
  • Siente la respiración, sin cambiarla. Percibe como entra y sale de tu cuerpo el aire centrando la atención en un punto situado sobre el labio superior, debajo de la nariz. Durante 8 ó 10 respiraciones.


02:11

Es importante tener claro el momento del día en el que vas a efectuar la práctica para favorecer la constancia.

Concierta una cita contigo mismo para practicar cada día a la misma hora.  Al igual que alimentas tu cuerpo físico varias veces al día a determinadas horas, considera la meditación como el alimento de tu vida interna y dedica cada día un tiempo especial para tus ejercicios. El mejor momento es por la mañana temprano, antes de entrar en las actividades diarias. Así la paz que obtienes de la meditación matinal impregnará el resto de tu día. Si sientes que no puedes prescindir de diez minutos al comienzo de la mañana para practicar, levántate entonces diez minutos antes y medita. El incremento de energía y bienestar que derivas de la meditación, compensará con creces esos minutos de sueño “perdidos”.

Si abandonando pequeños placeres va a encontrarse la gran felicidad, el sabio debería abandonar los pequeños placeres ante la perspectiva de la gran felicidad. - Buda

A muchas personas les gusta meditar otros diez minutos al volver del trabajo, para ayudar a limpiarse del estrés del día. Tal vez también quieras meditar justo antes de acostarte. Esto te va a ayudar a dormir más profundamente. Puedes adaptar estas recomendaciones a tu estilo de vida, o adaptar tu estilo de vida a estas recomendaciones; en cualquier caso, lo más importante es que practiques con regularidad cada día y a la misma hora. Si estableces la regularidad en tu meditación,  tu propio ser interno te dará suavemente con el codo cuando se acerque la hora elegida y te dirá “¡No te olvides de alimentarme hoy!”


02:43

Esta es la herramienta más utilizada y más efectiva para empezar a practicar meditación.

La técnica de meditación que vamos a explorar aquí se llama anapanasati en Pali, la lengua original. Su traducción es, más  o menos, la siguiente:

  • Sati = tomar en cuenta, tener presente, estar consciente de, que sugiere observación, seguimiento
  • Pana =  la respiración
  • Anapana = exhalación y inhalación

Dado esto normalmente traducimos anapanasati como "El seguimiento de la respiración".

Intencionalmente prescindimos del término concentración ya que es muy fácil malinterpretarlo y confundirlo con algo forzado, con un intento de realizar algo que en realidad no queremos hacer, pero uno de los objetivos de esta practica es mejorar nuestra concentración, aunque esto debe realizarse de una manera natural y progresiva. Por medio de esta técnica nuestra capacidad de atención consciente aumenta y aumenta nuestra capacidad de mantener continuidad, con todo ello va aumentando la integración psíquica y energética.

Como practicar el seguimiento de la respiración

Una vez bien sentados comenzaremos por poner la atención en el cuerpo realizando un pequeño ejercicio de relajación, podemos recorrer el cuerpo desde los pies hasta el cabello tratando de sentirlo y enviando un mensaje mental de relax, este ejercicio puede durar unos cinco minutos, pero si veis que os cuesta mucho relajaros dedicarle un poco mas de tiempo. Empezamos, después de esto, por observar nuestra respiración, y quiero reseñar que la respiración es un proceso físico que ocurre en el cuerpo y si queremos observarla lo sensato seria comenzar por prestar atención a la parte del cuerpo que realiza esta función, esdecir diafragma, pecho garganta y nariz, una vez captadas algunas de las sensaciones que ahí se producen mientras respiramos trataremos de hacernos mas conscientes de ella y siguiéndola mientras inhalamos y exhalamos. Para ayudarnos en este proceso la practica se divide en cuatro etapas

Primera etapa:

Debemos observar y seguir todo el proceso respiratorio desde que el aire entra por las fosas nasales y llega hasta los pulmones, tratando de darnos cuenta de las sensaciones , del ritmo, de los músculos que intervienen en el proceso, de la diferencia entre el inhalar y el exhalar etc. Entonces y cuando nos sintamos listos comenzamos a contar las respiraciones después de cada exhalación. Inhalamos -exhalamos contamos uno, inhalamos- exhalamos contamos dos, y seguiremos contando hasta diez respiraciones para en dicho punto volver a empezar. Continuaremos de esta manera durante un periodo de mas o menos cinco minutos.

Segunda etapa:

Seguimos contando las respiraciones en ciclos de diez pero ahora realizamos el conteo antes de cada inhalación, es decir contamos uno inhalamos-exhalamos ....Esta etapa es similar a la anterior pero ahora debemos mantenernos un poco mas atentos para anticipar el conteo al hecho de la inhalación.

Tercera etapa:

Dejamos de contar, tratando de mantener la atención consciente en todo el proceso respiratorio, tanto las sensaciones físicas producidas por la respiración como el ritmo, el espacio entre inhalar y exhalar, etc y al igual que las etapas anteriores su duración será de cinco minutos aproximadamente.

Cuarta etapa:

Enfocamos nuestra atención en la zona de las fosas nasales y labio superior, buscamos ahí la sensación que se produce al entrar en contacto el aire con esa zona del cuerpo, talvez un cosquilleo, un contraste de temperatura. Localizamos esta sensación y nos enfocamos tanto como podamos en ella.



04:51

Utilizamos la respiración y contar las respiraciones para empezar con una buena técnica.

Elegimos una postura para la practica.

Fijas la atención en la respiración y cuentas 1 inhala y 1 exhala, 2 inhala y 2
exhala,…así hasta 11 y luego bajas hasta 1. Te llevara unos tres minutos aproximadamente.

02:14

Un estudio británico llevado a cabo en el University College de Londres ha demostrado que hacen falta 66 días para que se cree un hábito y pueda mantenerse durante años. Eso significa que si durante ese número de días "repites algo cada día en la misma situación, se convierte en una reacción automática ante dicha situación", explica Jane Wardle, coautora del estudio que se publicaba en la revista European Journal of Social Psychology. A partir de ese momento el hábito adquiere cierto automatismo, y no hace falta voluntad, ni tan siquiera pensar en ello intencionadamente, para poder repetir dicho comportamiento. Los sujetos del experimento probaron que es válido tanto para hábitos saludables relacionados con la alimentación como con la rutina de practicar ejercicio a diario, por ejemplo 15 minutos de carrera antes de la cena. Por término medio, los hábitos relacionados con el ejercicio físico tardaban más en adquirirse de manera firma que, por ejemplo, incorporar la costumbre de comer una pieza de fruta cada día. 

Con solo 28 días, como se pensaba hasta ahora, las neuronas no asimilan lo suficiente un determinado comportamiento y es fácil abandonarlo, aclaran los autores.

Section 4: Practica semana 2
03:14

Continuamos con la atención a la respiración y contando las respiraciones para establecer un método.

Fijas la atención en la respiración y cuentas 1 al inhalar y 1 al exhalar, 2 al inhalar y 2  al exhalar,…así hasta 11 y luego bajas hasta 1. Te llevara unos tres minutos aproximadamente. A continuación empiezas a contar 1 al inhalar y exhalar, 2 para inhalar y exhalar,….hasta 11 y bajas hasta 1 y por último haces una respiración profunda y sales de la meditación.

La práctica se realiza una vez al día.


04:28

Empezamos a observar todas las percepciones a través de nuestros sentidos.

La Mente no es sólo aquello donde intervienen los Pensamientos. La Mente es la plataforma de nuestro Ser a través de la cual vamos a ir percibiendo el fluir constante de los Valores del Infinito, de la Realidad Esencial en sus infinitos modos de manifestación. Al ser los Pensamientos fruto de la evolución sensorial que han ido posibilitando los Sentidos físicos, es lógico que los pensamientos nos conduzcan hacia los hechos de contenido material sobre los que se han desarrollado esos Sentidos.

En el Sentir interno o extrasensorial es en el que podemos tratar de ir situando nuestra conciencia cuando tratamos de Meditar hacia Valores de trascendencia. Al llevar nuestro sentir hacia percepciones de nuestro interior, estamos dificultando la intervención de los Pensamientos, pues la percepción de "ese fluir vital" se va expresando en la forma de "sentir interno" y no ya de "pensamientos", siendo así como podemos ir alcanzando a percibir esos Valores inherentes a nuestro Ser, para que desde la conciencia de ellos podamos dirigir de otro modo nuestra vida, al mismo tiempo de irnos posibilitando conexiones con otras realidades de la vida del Ser, de la realidad Esencial que genera las manifestaciones de la Vida.

La percepción interior más fácil de realizar es el seguimiento de nuestra respiración, pues está muy conectada con el sentir físico. También lo es el seguimiento de la relajación muscular, del estado de nuestra musculatura. Y ambas juntas nos permiten introducirnos en la percepción de los estados de nuestra estructura anímica, lo cual ya tiene más que ver con nuestro Sentir interior, donde podemos apreciar nuestra Calma o nuestra intranquilidad, nuestra Paz o nuestro desasosiego, nuestro Desapego o nuestras dependencias, etc.

02:02

A partir de ahora vamos a incluir un ejercicio de atención consciente en la vida diaria.

Los beneficios que puedes obtener practicando un estado de presencia son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son
  • Conciencia de aquello que se está evitando
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea
  • Mayor conciencia de los juicios
  • Aumento de la conciencia de si mismo  
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso)
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van)
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz  
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo
Section 5: Practica semana 3
04:03

En esta clase completamos la meditación con atención a la respiración, y contando las respiraciones.

La mecanica de la primera parte es la misma y cuando acabas de contar las respiraciones prestas atención a la respiración, como entra y como sale el aire e intentas concentrarte en esa zona, si los pensamientos te sacan de tu concentración, vuelve de nuevo y continua hasta el minuto 11, después haces una respiración profunda y sales de la meditación.

La práctica se realiza una vez al día.

Las enseñanzas dicen que se requiere de mucho valor para sentarse en silencio sin estímulos externos simplemente a observa lo que sucede en el presente, al principio no es facil hacer esto, poco a poco con disciplina y perseverancia es mas sencillo cada vez y a medida que vas practicando tu mente se va aquietando mas instantes en tu día a día y esto es realmente útil. Para tener una mente lucida tenemos que dejar de darle todo el poder a los pensamientos y focalizar la atención también en las sensaciones físicas, los sonidos, los olores y cualquier cosa que este sucediendo en cada instante.

02:34

A partir de ahora vamos a tener en cuenta los momentos de antes de empezar a meditar, y después.

Los tres venenos de la mente según el budismo son la ira, el deseo y la ignorancia y estoy convencido de que te encontraras con ellos en muchas ocasiones en tu práctica.

Vas a tener experiencias realmente fascinantes y entonces te darás cuenta de que no se pueden explicar, es más te darás cuenta de que tu mente racional no las puede entender, solo tendrán cabida en tu corazón.

¿Para qué estoy meditando?

Es una pregunta que suele hacer y debatir mucho sobre ella Lama Dondrup en el tercer nivel de meditación. Hasta hace muy poco tiempo no entendía muy bien el porqué de esta pregunta, y ha sido últimamente cuando la estoy encontrando de gran importancia. Creo que al principio se crea una diferenciación clara entre tu meditación y el resto del día, existe como una separación. Lo ideal es que cada vez esta diferencia se vaya disolviendo hasta que tu vida se convierta cada vez más en conciencia, no significa que seas perfecto, si no que reacciones cada vez menos y que puedas aceptar lo que ocurre en el presente, sin juicio y sin castigo, ni culpa.


02:42

Seguimos practicando la atención consciente en nuestra vida diaria.

Los beneficios que puedes obtener practicando un estado de presencia son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son
  • Conciencia de aquello que se está evitando
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea
  • Mayor conciencia de los juicios
  • Aumento de la conciencia de si mismo  
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso)
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van)
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz  
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo
Section 6: Practica semana 4
04:22

En esta clase aprenderemos a observar las sensaciones en el cuerpo y realizar escaneos.

Hay tres pasos en la observación: 

El primer paso en la meditación vipassana es observar los actos del cuerpo.


Buda es un pensador muy científico. Cualquier método científico empezará siempre por lo más simple.

Empieza con el cuerpo, porque es lo más fácil de observar.

Es fácil observar mi mano moverse, alzarse. Puedo observarme a mí mismo paseando por la calle, puedo observar cada paso mientras camino. Puedo observar cuando estoy comiendo, etc.

Mientras se observa el cuerpo, te asombrarás con nuevas experiencias. Cuando mueves la mano observando, estando alerta, conscientemente, notarás una cierta gracia y un cierto silencio en esa mano. Buda acostumbraba a pasear tan despacio que muchas veces le preguntaban porqué andaba tan lentamente. El decía, «Es parte de mi meditación. Siempre caminar como si estuvieras adentrándote en un río de agua fría en invierno; despacio, alerta, porque el agua del río está muy fría; alerta porque la corriente es muy fuerte; observando cada uno de los pasos porque puedes resbalar con las piedras del río».

El método es siempre el mismo, sólo el objeto cambia con cada paso.

 El segundo paso es observar la mente.

Ahora puedes moverte en un mundo más sutil: observa tus pensamientos.

Si has sido capaz y has logrado observar el cuerpo no va a haber ninguna dificultad.

Los pensamientos son ondas sutiles, ondas electrónicas, ondas de radio, pero son tan materiales como tu cuerpo. No son visibles, como tampoco el aire es visible, pero el aire es tan material como las piedras. Así también son tus pensamientos, materiales pero invisibles. 

 Este es el segundo paso, el paso medio. Te estás moviendo hacia la invisibilidad, pero todavía es material, observa tus pensamientos. La única condición es no juzgar. No juzgues, pues en el momento en que empieces a hacer juicios te olvidarás de observar.

No hay antagonismo en contra de hacer juicios. La razón por la que no hay que juzgar es porque en el momento en que empiezas a juzgar, dejas de observar, empiezas a pensar y te involucras en tus pensamientos. 

No te conviertas en un participante, ya sea para adular, o para valorar, o para condenar. No debes de adoptar ninguna actitud respecto a lo que está pasando en tu mente.

Hemos de observar los pensamientos como si fueran nubes pasando por el cielo. Sin hacer ningún juicio sobre ellas. Las nubes no son ni malas ni buenas, simplemente son nubes. 

Lo mismo ocurre con los pensamientos, son sólo una pequeña onda pasando por tu mente.

 Observa sin enjuiciar y te encontrarás con una gran sorpresa. A medida que tu observación se va asentando, los pensamientos vendrán en menor número. La proporción es exactamente la misma: si estás al cincuenta por ciento de tu capacidad de observación, el cincuenta por ciento de tus pensamientos desaparecerá. Si estás al sesenta por ciento, entonces, sólo el cuarenta por ciento de tus pensamientos estará ahí. Cuando eres el noventa y nueve por ciento, puro observador, sólo de vez en cuando habrá un pensamiento solitario, un uno por ciento, pasando por tu mente. El tráfico habrá desaparecido. 

Cuando estés al cien por cien, sin enjuiciar y siendo sólo un observador, entonces te conviertes en un espejo, porque un espejo nunca juzga. Si una mujer fea se mira en él, el espejo no hace ningún juicio. Si una mujer hermosa se mira en él, para el espejo no hay diferencia. Si nadie se mira en él, el espejo es tan puro como cuando alguien se refleja en él. No lo mueve ni el reflejo ni el no-reflejo. El observar se convierte en un espejo.

 Este es uno de los grandes logros de la meditación. Has recorrido la mitad del camino y ésa es la parte más difícil. Ahora sabes el secreto y el mismo secreto debe ser aplicado a diferentes objetos.

De los pensamientos debes moverte a experiencias más sutiles: emociones, sentimientos, estados de ánimo; de la mente al corazón, con la misma condición: sin juzgar, sólo observando. Y la sorpresa será que la mayoría de las emociones, sentimientos y estados de ánimo te poseen.

Cuando estás triste, estás poseído por la tristeza. Cuando estás enfadado, no es algo parcial, te llenas de furia; cada fibra de tu ser está palpitando con furia.

 El tercer paso es observar el corazón.

Mirando el corazón, la experiencia será que ahora nada te posee. La tristeza viene y se va, tú no te pones triste. La felicidad viene y se va, tú no te vuelves feliz tampoco. Todo aquello que se mueve en las profundas capas de tu corazón, no te afecta a ti para nada.

Por primera vez empiezas a probar algo de lo que es ser un Maestro. Ya no eres más un esclavo, al cual se puede empujar y tirar de aquí y de allá, al que cualquier emoción y cualquier sentimiento, al que cualquiera puede molestar por cualquier trivialidad.Cuando te conviertes en un observador del tercer paso, te convertirás por primera vez en un Maestro. Nada te molesta, nada se apodera de ti; todo quedará lejos, muy abajo, y tú estarás en la cúspide de la montaña. 

Estos son los tres pasos del vipassana. Los cuales te llevan a la puerta del templo, que está abierta.

Cuando te has convertido en un perfecto observador de tu cuerpo, de tu mente y de tu corazón, entonces ya no puedes hacer nada más; entonces debes esperar.Cuando la perfección es completa en estos tres pasos, el cuarto paso sucede por sí solo como recompensa. Es un salto cuántico del corazón al Ser, al centro mismo de tu existencia. Tú no puedes hacerlo; sucede.

No intentes darlo, porque si intentas dar este paso, ten por seguro que fracasarás. Es un suceso.

Tú preparas tres pasos, el cuarto paso es una recompensa de la existencia misma; es un salto cuántico. De repente, tu fuerza vital, tu observación, entra en el centro mismo de tu ser. Has llegado a casa.

Puedes llamarlo Autorrealización, puedes llamarlo Iluminación, puedes llamarlo Ultima Liberación, pero no hay nada más allá de esto. Has llegado al final de la búsqueda; y has encontrado la verdad misma de la Existencia y el gran éxtasis que trae como sombra alrededor de sí.

12:51

Vamos a poner en práctica la observación de las sensaciones en el cuerpo.

La respiración y las sensaciones ayudan de dos formas: primero se comportaran como secretarios privados y en cuanto surja una impureza la respiración dejará de ser normal y empezara a gritarnos: "¡Algo va mal!". Y como no podemos regañar a la respiración tenemos que aceptar el aviso. De igual forma también las sensaciones nos dirán que algo va mal. Tras habernos avisado podemos empezar a observar la respiración, a observar las sensaciones y nos daremos cuenta de que la impureza desaparece enseguida. 

Este fenómeno físico - mental es como una moneda, en una cara están los pensamientos y las emociones que surgen en la mente y en la otra: la respiración y las sensaciones del cuerpo. Todos los pensamientos y emociones, todas las impurezas mentales que surgen se manifiestan en la respiración y en las sensaciones de ese momento. Por eso, al observar las sensaciones o la respiración estamos observando, de hecho, las contaminaciones mentales. En vez de huir del problema nos enfrentamos a la realidad tal y como es, las negatividades ya no nos arrastrarán como hicieron en el pasado y si perseveramos terminarán por desaparecer y permaneceremos felices y en paz. 

De esta forma la técnica de la auto-observación nos muestra los dos aspectos de la realidad: el interno y el externo. Antes sólo mirábamos al exterior perdiendo la verdad interna; buscábamos en el exterior la causa de nuestra desgracia culpado siempre a algo o a alguien e intentábamos cambiar la realidad externa. Al ignorar la realidad interna, no comprendíamos que la causa del sufrimiento se encuentra en nuestro interior, en nuestras reacciones ciegas hacia las sensaciones agradables o desagradables. 

Ahora, al adiestrarnos, podemos ver la otra cara de la moneda, podemos ser conscientes de nuestra respiración y también de lo que ocurre en nuestro interior. Sea lo que sea, respiración o sensación, aprendemos a observar sin desequilibrar la mente. Dejamos de reaccionar y de multiplicar nuestra desdicha y permitimos que las contaminaciones se manifiesten y desaparezcan. 

Las negatividades se disuelven más deprisa cuanto más se practica esta técnica. Poco a poco la mente se libera de las contaminaciones y se hace pura. Una mente pura está siempre llena de amor, amor desinteresado hacia los demás, llena de compasión hacia el sufrimiento y las faltas ajenas, llena de alegría al ver los triunfos y la felicidad de otros, llena de ecuanimidad en cualquier situación. 

Al llegar a este estado nuestra conducta habitual cambia, ya no es posible cometer actos físicos o verbales que puedan perturbar la paz y la felicidad ajenas. Una mente equilibrada esta llena de paz e impregna el ambiente que la rodea de paz y de armonía que también afectan a los demás ayudándoles. 

Al aprender a mantenernos equilibrados haciendo frente a lo que experimentamos en nuestro interior, desarrollamos también el desapego hacia todo lo que nos deparen las situaciones externas. Pero este desapego no es escapismo o indiferencia hacia los problemas del mundo. Quienes practican Vipassana con regularidad se sensibilizan más a los sufrimientos de los demás, y hacen cuanto pueden para aliviar el sufrimiento en la forma que puedan, sin agitación, con la mente llena de amor, compasión y ecuanimidad. Aprenden la santa indiferencia, aprenden a entregarse por completo, a ocuparse totalmente de ayudar a los demás, manteniendo simultáneamente el equilibrio mental. Así permanecen llenos de paz y de felicidad mientras trabajan por la paz y la felicidad de los demás. 

Esto es lo que el Buda enseñó: un arte de vivir. No fundó una religión, un "ismo", ni  enseñó ritos o rituales ni ninguna fórmula vacía a quienes se acercaban a él,  sino que les enseñó a observar la naturaleza tal y como es, observando la realidad interna. Debido a nuestra ignorancia reaccionamos constantemente de manera que nos dañamos o dañamos a los demás, pero cuando surge la sabiduría, - la sabiduría de observar la realidad tal y como es -, desaparece el hábito de reaccionar y cuando dejamos de reaccionar a ciegas somos capaces de realizar actos verdaderos, actos que emanan de una mente equilibrada, de una mente que ve y comprende la verdad. Un acto así, sólo puede ser positivo, creativo, capaz de ayudarnos a nosotros y a lo demás. 

Por eso es necesario "conocerse a sí mismo", consejo que dan todos los sabios. Conocerse no sólo intelectualmente en el nivel de ideas y teorías, no sólo emocional o devocionalmente aceptando a ciegas lo que hemos visto u oído, tal conocimiento no es suficiente, mas bien debemos conocer la realidad a través de la experiencia. Debemos experimentar directamente la realidad de este fenómeno físico - mental, pues es lo único que nos ayudará a liberarnos de las contaminaciones, a liberarnos del sufrimiento. 

Se llama meditación Vipassana a esta experiencia directa de nuestra realidad, a esta técnica de auto -observación. En el idioma que se utilizaba en la India en la época del Buda "passana" significaba ver las cosas en la forma corriente, con los ojos abiertos; pero "vipassana" es observar las cosas tal y como son, no como parecen ser. Hay que penetrar a través de la verdad aparente hasta llegar a la verdad última de la estructura mental y física. Al experimentar esta verdad aprendemos a dejar de reaccionar ciegamente, a dejar de generar contaminaciones, y de forma natural las contaminaciones antiguas van erradicándose poco a poco. Así nos liberamos de la desdicha y experimentamos la felicidad auténtica. 

 En un Curso de meditación Vipassana. se dan  tres pasos. El primer paso es abstenerse de cualquier acto físico o verbal que pueda perturbar la paz y la armonía de los demás. No podemos liberarnos de nuestras contaminaciones mentales si continuamos realizando actos de obra o de palabra que están multiplicando estas contaminaciones. Por eso el primer paso de esta práctica es un código moral. Nos comprometemos a no matar, no robar, no tener una conducta sexual inadecuada, no mentir y no tomar intoxicantes. Al abstenerse de estos actos permitimos a la mente que se serene lo suficiente como para poder continuar. 

El segundo paso es aprender a controlar nuestra mente salvaje adiestrándola para que se concentre en un único objeto: la respiración. Intentamos mantener la atención en la respiración el mayor tiempo posible. Este no es un ejercicio de respiración porque no intentamos regularla, sino que la observamos tal y como es, de forma natural, tal y como entra, tal y como sale. De esta forma aumentamos la serenidad de la mente para que no se deje arrastrar por negatividades intensas y al mismo tiempo vamos concentrándola y haciéndola más afilada, más  penetrante, más capaz de trabajar internamente. 

Estos dos primeros pasos, vivir con moralidad y controlar la mente son muy necesarios y beneficiosos en sí mismos pero conducen a la represión a menos que demos un tercer paso que consiste en purificar la mente de las contaminaciones, desarrollando la visión cabal de nuestra propia naturaleza. Esto es Vipassana, la experimentación de nuestra propia realidad, observando en nosotros mismos de forma sistemática y desapasionada este fenómeno de mente y materia en constante cambio que se manifiesta en sensaciones. Esta es la culminación de la enseñanza del Buda: la auto - purificación a través de la auto - observación,  algo que puede ser practicado por todos y cada uno de nosotros. Todos nos enfrentamos al problema del sufrimiento, es una enfermedad universal que requiere un remedio universal, no un remedio sectario. Cuando sentimos ira no es una ira budista, una ira hinduista, o una ira cristiana. La ira es ira. Cuando a resultas de esta ira nos sentimos agitados, la agitación no es una agitación cristiana, judía o musulmana. La enfermedad es universal y el remedio debe ser universal. 

La Vipassana es este remedio. Nadie puede objetar a un código de vida que respeta la paz y la armonía de los demás. Nadie puede objetar el desarrollo del control sobre la mente. Nadie puede objetar al desarrollo de la visión cabal de nuestra propia naturaleza para posibilitar la liberación de la mente de sus negatividades. La Vipassana es un sendero universal. 

Observar la realidad tal y como es, observando la verdad interior, uno  se conoce a sí mismo directamente a través de la experiencia. Con la práctica nos liberamos de la desdicha que acarrean las contaminaciones. Partiendo de la verdad externa, burda y aparente, penetramos en la verdad última de la mente y la materia. Esto también terminan por trascenderse y se experimenta una verdad que esta más allá de la mente y la materia; más allá del tiempo y del espacio, más allá del campo condicional de la relatividad: la verdad de la liberación total de todas las contaminaciones, de todas las impurezas, de todo el sufrimiento. No importa el nombre que se de a esta verdad última, es la meta final de todos nosotros. 

01:32

Durante una semana más seguiremos desarrollando nuestra atención consciente fuera de la práctica de meditación.

Los beneficios que puedes obtener practicando un estado de presencia son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son
  • Conciencia de aquello que se está evitando
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea
  • Mayor conciencia de los juicios
  • Aumento de la conciencia de si mismo  
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso)
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van)
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz  
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo


Section 7: Practica semana 5
05:26

Nos daremos cuenta de la importancia de empezar a escuchar nuestro cuerpo.

PENSAMIENTOS Y EMOCIONES:

LAS OLAS DEL OCÉANO

Las personas que empiezan a meditar suelen decir que sus pensamientos se alborotan, que se vuelven más indómitos que nunca. Pero yo las tranquilizo diciéndoles que esa es una buena señal. Lejos de significar que sus pensamientos se han vuelto más frenéticos, significa que usted se ha vuelto más sereno y por fin se da cuenta de lo ruidosos que han sido siempre sus pensamientos. No se desaliente ni se rinda. Surja lo que surja, usted siga estando presente, siga regresando a la respiración aun en medio de toda la confusión.

En las antiguas instrucciones para la meditación se dice que al principio los pensamientos llegan uno tras otro ininterrumpidamente, como una catarata. Poco a poco, a medida que se va perfeccionando la meditación, los pensamientos se parecen más al agua de una estrecha y profunda garganta que discurre entre altas montañas; después, al agua de un río ancho y caudaloso que avanza lentamente hacia el mar, y, por último, la mente es como un océano, un mar tranquilo y plácido, agitado sólo por alguna que otra ondulación.

A veces se piensa que cuando uno medita no tendría que tener pensamientos ni emociones en absoluto, y al verlos surgir la persona se preocupa y se irrita consigo misma y cree que ha fracasado. Nada más lejos de la verdad. Dice un proverbio tibetano: «Pedir carne sin huesos y té sin hojas es mucho pedir». Mientras tengamos mente, habrá pensamientos y emociones. Tal como el océano tiene olas y el sol tiene rayos, el resplandor propio de la mente son sus pensamientos y emociones. El océano tiene olas, pero no le molestan especialmente.

Las olas son la naturaleza propia del océano. Surgen olas, pero ¿adónde van? De vuelta al océano. ¿Y de dónde vienen? Del océano. Del mismo modo, los pensamientos y las emociones son el resplandor y la expresión de la naturaleza propia de la mente. Surgen de la mente, pero ¿dónde se disuelven? De vuelta en la mente. Surja lo que surja, no lo considere un problema especial. Si no reacciona impulsivamente, si es usted paciente, volverá a asentarse de nuevo en su naturaleza esencial. Cuando haya alcanzado esta comprensión, los pensamientos que puedan surgir sólo mejorarán su práctica. Pero si no comprende lo que son intrínsecamente —el resplandor de la naturaleza de su mente—, entonces sus pensamientos se convierten en semilla de confusión. Así pues, adopte una actitud amplia abierta y compasiva hacia sus pensamientos y emociones, puesto que, de hecho, sus pensamientos son de su familia, la familia de su mente. Sea ante ellos, como decía Dudjom Rimpoché, «como un anciano sabio viendo jugar a un niño».

Muchas veces nos preguntamos qué podemos hacer respecto a la negatividad o a ciertas emociones conflictivas. En la espaciosidad de la meditación, puede usted contemplar sus pensamientos y emociones con una actitud completamente libre de prejuicios. Cuando cambia su actitud, cambia toda la atmósfera de su mente, incluso la misma naturaleza de sus pensamientos y emociones. Cuando usted se vuelve más afable, ellos también lo hacen; si no les pone dificultades, ellos tampoco se las pondrán a usted.

Por consiguiente, sean cuales fueren los pensamientos y emociones que se presenten, permítales surgir y desvanecerse como las olas del océano. Cuando se sorprenda pensando cualquier cosa, deje que ese pensamiento surja y se desvanezca sin ninguna coerción. No se quede con él, no lo alimente ni favorezca; no se le apegue ni trate de solidificarlo. No siga los pensamientos, no los invite. Sea como el océano que contempla sus propias olas o como el cielo que mira desde lo alto las nubes que lo cruzan.

No tardará en descubrir que los pensamientos son como el viento: vienen y van. El secreto está en no «pensar» sobre los pensamientos, sino permitir que circulen por la mente sin dejarse arrastrar por ellos. En la mente ordinaria percibimos la corriente de los pensamientos como una sucesión continua e ininterrumpida, pero en realidad no es así. Usted mismo descubrirá que hay un intervalo entre pensamiento y pensamiento. Cuando el pensamiento pasado ya ha pasado y el futuro aún no ha surgido, siempre encontrará un espacio en el que se revela Rigpa, la naturaleza de la mente. Así pues, el objeto de la meditación es permitir que los pensamientos se hagan más lentos para que ese espacio se haga cada vez más evidente.

03:05

Una de las habilidades que obtendremos a partir de ahora es la reactividad, a través de la firme determinación o Adhittana.

¿Cual es el motivo de adhittana en la meditación?  Son varios, el mas importante es fortalecer la mente.  En realidad TODO es mente, malestar, bienestar, dolor, placer... entonces cuando tu mente es fuerte y firme, con un motivo y proposito todos los "males" desaparecen.  Y en este sentido, hablamos del otro motivo importante que es OBSERVAR LA IMPERMANENCIA.  Por una hora estas plenamente en ti, ojos cerrados, cuerpo quieto y la mente... seguramente vuelta loca.  Pero poco a poco se va calmando y aqui empiezas a observar la impermancia de tu correr mental.  Y entonces los dolores y placeres físicos aparecerán y los observas y notas como se van.
Y cual es el beneficio? Fortalecer tu practica de meditación. Fortalecer tu practica espiritual pero el beneficio mas importante lo experimentaras una vez que abras los ojos y dejes el cojín de meditar.  Adhittana fortalece tu fuerza de voluntad, tu poder personal, establecerte firme en lo que sea que quieras lograr!  Quieres adelgazar pero "no puedes"cambiar tus habitos por unos mas sanos? Haz un compromiso contigo, ten la firme determinación de lo que quieres! ¿Quieres dejar de tomar? ¿quieres pedir un aumento y no te atreves? ¿Que quieres hacer que sientes que no puedes? Haz un compromiso contigo y mantelo! Ten la firme determinación de hacer de llevar a cabo eso que quieres.  
Practica adhittana en tu meditación, puedes empezar poco a poco. Si meditas 30 minutos sumales 10 minutos mas y toma la firme determinación de estar ahí sentado y después no solo sentado aumentale mantenerte sentado y no moverte y después siente los beneficios de adhittana en tu vida diaria.

04:02

Empezaremos a practicar meditaciones en firme determinación.

Vipassana significa “ver las cosas tal como son realmente”, es una de las técnicas más antiguas de meditación de la India. Esta técnica universal tiene por objetivos la total erradicación de las impurezas mentales, y la felicidad suprema. La extinción del sufrimiento humano es su propósito.

Este es un sendero de auto-transformación mediante la auto-observación. Se concentra en la profunda interconexión entre mente y cuerpo, la cual puede ser experimentada de manera directa, por medio de la atención disciplinada dirigida a las sensaciones físicas que forman la vida del cuerpo, y que continuamente se interconectan con la vida de la mente y la condicionan.

Vipassana fue redescubierta por Gautama el Buda hace más de 2.500 años y fue enseñada por él como un arte de vida. En las últimas décadas el maestro S.N. Goenka globalizó la técnica y hoy hay decenas de centros Vipassana. 

Mediante la experiencia directa se comprende la naturaleza de como uno produce sufrimiento o se libera de él. Desde los tiempos de Buda, Vipassana ha sido trasmitida hasta el presente, por una cadena ininterrumpida de maestros.

Buda no fundó una religión, ni enseñó rituales vacíos, sino que enseñó a observar la naturaleza tal y como es, observando la realidad interna. Debido a nuestra ignorancia reaccionamos constantemente de manera que nos dañamos o dañamos a los demás, pero cuando surge la sabiduría, – la sabiduría de observar la realidad tal y como es -, desaparece el hábito de reaccionar y cuando dejamos de reaccionar a ciegas somos capaces de realizar actos verdaderos, actos que emanan de una mente equilibrada, de una mente que ve y comprende la verdad. Un acto así, sólo puede ser positivo, creativo, capaz de ayudarnos a nosotros y a lo demás.

01:15

Seguimos desarrollando nuestra atención plena utilizando lo que vivimos cada día.

Los beneficios que puedes obtener practicando un estado de presencia son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son
  • Conciencia de aquello que se está evitando
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea
  • Mayor conciencia de los juicios
  • Aumento de la conciencia de si mismo  
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso)
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van)
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz  
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo


Section 8: Practica semana 6
01:53

A estas alturas del curso vamos a ir viendo que somos más capaces de ir percibiendo nuevas sensaciones.

UN EQUILIBRIO DELICADO

En la meditación, como en todas las artes, tiene que haber un delicado equilibrio entre relajación y atención. En cierta ocasión, un monje llamado Shrona estudiaba meditación con uno de los discípulos más cercanos de Buda. A Shrona le costaba encontrar la actitud mental adecuada. Tras grandes esfuerzos por concentrarse, sólo conseguía que le doliera la cabeza. Después logró relajar la mente, pero la relajaba tanto que se quedaba dormido. Finalmente le pidió ayuda a Buda. Sabiendo que Shrona había sido un famoso músico antes de hacerse monje, Buda le preguntó:

—¿No tocabas la vina cuando eras laico? Shrona asintió

—¿Y cómo obtenías el mejor sonido de tu vina? ¿Cuándo las cuerdas estaban muy tensas o cuando estaban muy flojas?

—De ninguna de las dos maneras. Cuando tenían la tensión justa, ni demasiado tensas ni demasiado flojas.

—Bien, pues con tu mente sucede exactamente lo mismo.

Una de las más grandes entre las numerosas maestras de Tíbet, Ma Chik Lap Drón, dijo: «Alerta, alerta; pero relajado, relajado. Este es un punto esencial para la Visión durante la meditación». Alerte su atención, pero al mismo tiempo permanezca relajado, tan relajado, en realidad, que ni siquiera piense en la idea de relajación.

01:54

Vamos aumentando el tiempo de práctica, a medida que pasan las semanas.

LAS EXPERIENCIAS

A medida que se practica, es posible tener toda clase de experiencias, tanto buenas como malas. Así como una habitación con muchas puertas y ventanas deja entrar el aire desde muchas direcciones, cuando la mente se abre es natural que dé cabida a toda clase de experiencias. Se pueden experimentar estados de dicha, de claridad o de ausencia de pensamientos. En cierto modo, estas experiencias son muy buenas, y son señal de progreso en la meditación. Cuando se experimenta dicha, es señal de que el deseo se ha disuelto temporalmente. Cuando se experimenta una auténtica claridad, es señal de que la agresividad ha cesado temporalmente. Cuando se experimenta un estado de ausencia de pensamientos, es señal de que la ignorancia ha muerto temporalmente. De suyo son buenas experiencias, pero si uno se apega a ellas pueden convertirse en obstáculos. Las experiencias en sí no son la realización, pero si permanecemos libres de apego a ellas se convierten en lo que en realidad son, es decir, materiales para la realización. Las experiencias negativas suelen ser las que más despistan, porque normalmente las interpretamos como una mala señal.

Sin embargo, lo cierto es que las experiencias negativas que se presentan en nuestra práctica son una bendición disfrazada. Intente no reaccionar a ellas con aversión, como quizá sería lo normal, y procure reconocerlas como lo que realmente son, nada más que experiencias, ilusorias y de la misma naturaleza que un sueño. El conocimiento de la verdadera naturaleza de la experiencia libera del daño o peligro de la experiencia en sí, debido a lo cual hasta una experiencia negativa puede convertirse en fuente de gran bendición y logro. Existen innumerables relatos acerca de cómo los maestros trabajaron de este modo con sus experiencias negativas y las transformaron en catalizadores de la realización.

Dice la tradición que para un auténtico practicante no son las experiencias negativas, sino las positivas, las que representan un obstáculo. Cuando las cosas van bien, hay que tener especial cuidado y estar muy atento para no volverse complaciente o excesivamente confiado. Recuerde lo que me dijo Dudjom Rimpoché cuando yo me hallaba en mitad de una experiencia muy poderosa: «No te excites demasiado. En último término, no es ni bueno ni malo». Él sabía que estaba empezando a apegarme a la experiencia: ese apego, como cualquier otro, debe ser superado. Lo que hemos de aprender, tanto en la meditación como en la vida, es a estar libres de apego a las experiencias buenas y libres de aversión hacia las negativas.

Didjom Rimpoché nos advierte contra otro peligro: «Por otra parte, es posible que en la práctica de la meditación experimente un estado turbio, semiconsciente, vagaroso, como si tuviera la cabeza cubierta por una capucha; una pesadez soñolienta. En realidad, no es nada más que una especie de estancamiento borroso y sin mente. ¿Cómo se sale de ese estado?

Póngase alerta, enderece la espalda, expulse el aire estancado de sus pulmones y dirija su conciencia al espacio transparente a fin de refrescar la mente. Si permanece en ese estado estancado, no evolucionará; así pues, siempre que surja este obstáculo, elimínelo una y otra vez. Es importante que esté lo más atento posible y tan vigilante como pueda».

Sea cual sea el método que haya elegido, abandónelo, o deje sencillamente que se disuelva por sí mismo, cuando vea que ha llegado de manera natural a un estado de serenidad alerta, expansiva y vibrante. A partir de ahí, siga sentado tranquilamente, sin distraerse y sin utilizar forzosamente ningún método en particular. El método ya ha cumplido su objetivo. Si, no obstante, se distrae o empieza a divagar, regrese otra vez a la técnica que le resulte más adecuada para traerlo a usted de vuelta.

La auténtica gloria de la meditación no depende de ningún método, sino que reside en su experiencia continua y viva de estar presente, en su dicha, claridad y paz, y, lo más importante, en la completa ausencia de apego. La disminución del apego es señal de que se está volviendo usted más libre de sí mismo. Y cuanto más experimente esa libertad, más clara será la señal de que el ego, junto con las esperanzas y los temores que lo mantienen vivo, se está disolviendo, y más se acercará a la infinitamente generosa «sabiduría de la ausencia de ego». Cuando more en ese hogar de sabiduría, ya no encontrará ninguna barrera entre «yo» y «tú», «esto» y «aquello», «dentro» y «fuera»; habrá llegado por fin a su verdadero hogar, el estado de no dualidad.

01:07

Seguimos utilizando lo que nos va aconteciendo en la vida para practicar la atención consciente.

Los beneficios que puedes obtener practicando un estado de presencia son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son
  • Conciencia de aquello que se está evitando
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea
  • Mayor conciencia de los juicios
  • Aumento de la conciencia de si mismo  
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso)
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van)
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz  
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo


Section 9: Practica semana 7
03:34

Después de seis semanas de práctica nos podemos empezar a dar cuenta si existe alguna resistencia o algún hábito que nos impida seguir con la práctica.

Como somatizamos lo que estamos viviendo. Entender el dolor físico.

Existen muchos libros que hablan sobre las emociones, la enfermedad y el dolor y como estos se relacionan. Te voy a explicar a mi modo de ver las cosas como funciona esto, aunque considero que es mejor escuchar la historia de cada uno porque ahí está el motivo de cualquier tensión, ya que etiquetar a las personas, los dolores o cualquier patología lo encuentro limitante para sanarse.

A nivel musculo esquelético, los músculos están para moverse y cada musculo hace uno o varios movimientos, por ejemplo el gesto de caminar necesita varios músculos para hacerlo, la acción de coger algo con las manos necesita varios músculos, etc.,. Cuando algunos de estos músculos se contraen o bloquean, seguramente la acción que realicen está relacionada con este bloqueo, te pondré algunos ejemplos:

Si me duelen los o el musculo que me permite caminar hacia adelante, puedo pensar, hacia donde estoy yendo en mi camino que mi cuerpo se bloquea. Si me duele la mano, porque estoy con mucha tensión en los músculos de la muñeca, puedo pensar que es lo que estoy cogiendo con tanta fuerza. Si tengo mucha carga en mis trapecios, que mochila estoy soportando con tanto peso. Seguramente estas tensiones suelen aparecer en la meditación, como un aviso de cómo estás en este momento de tú camino, la recomendación es que la escuche, que la aceptes y que sientas que en este momento forma parte de ti. Intenta no luchar con ella, porque si no le das fuerza, y cuando la aceptes en su totalidad, la mayoría de las veces desaparece. Simplemente es ser compasivo con uno mismo. Creo que es mejor que pienses cuál es tu tensión y tú mismo la identifique, antes que ponerte a leer una lista de enfermedades y conexiones con las emociones o situaciones. Te deseo un feliz viaje por el mundo meditativo.

01:32

Este es un tiempo excelente para empezar a practicar meditación Vipassana (ver las cosas tal como son).

Llevar la mente a casa

Hace más de dos mil quinientos años, un hombre que llevaba muchas, muchas vidas buscando la verdad llegó a un lugar tranquilo en el norte de India y se sentó bajo un árbol. Se quedó allí sentado bajo el árbol, y con inmensa resolución hizo el voto de no volver a levantarse hasta que hubiera encontrado la verdad. Al caer la noche, así está dicho, venció a las fuerzas oscuras del engaño, y por la mañana temprano, cuando aparecía la estrella Venus en el firmamento del amanecer, el hombre obtuvo la recompensa a su paciencia, disciplina e impecable concentración, sostenidas durante eras, y alcanzó el objetivo final de la existencia humana, la Iluminación. En ese instante sagrado, la propia Tierra se estremeció como «ebria de dicha», y según nos dicen las escrituras, «nadie en ningún lugar se sintió airado, enfermo ni triste; nadie hizo mal, nadie fue orgulloso; el mundo quedó completamente callado, como si hubiera alcanzado la plena perfección». Ese hombre llegó a ser conocido como Buda.

He aquí la hermosa descripción que da el maestro vietnamita Thich Nhat Hanh de la Iluminación de Buda: Gautama se sintió como si una cárcel que le había retenido durante miles de vidas se hubiese abierto de golpe. La ignorancia había sido el carcelero. A causa de la ignorancia, su mente había estado obscurecida, como la luna y las estrellas ocultas por las nubes de tormenta. Nublada por interminables oleadas de pensamientos ilusorios, la mente había dividido falsamente la realidad en sujeto y objeto, yo y otros, existencia y no existencia, nacimiento y muerte, y de esas distinciones surgían opiniones erróneas: las prisiones de los sentimientos, ansias, aferramiento y el devenir. El sufrimiento del nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte contribuía a engrosar los muros de la cárcel. Lo único que se podía hacer era apoderarse del carcelero y contemplar su verdadero rostro. El carcelero era la ignorancia... Una vez eliminado el carcelero, la cárcel desaparecería y ya nunca volvería a construirse de nuevo.

Lo que vio Buda fue que la ignorancia de nuestra verdadera naturaleza es la raíz de todos los tormentos del samsara, y que la raíz de la propia ignorancia es la tendencia habitual de nuestra mente a la distracción. Poner fin a la distracción de la mente equivaldría a poner fin al mismo samsara, y para ello, comprendió, la clave estaba en llevar la mente a casa, a su verdadera naturaleza, mediante la práctica de la meditación. Buda se sentó en el suelo con serena y humilde dignidad, con el cielo sobre él y a su alrededor, como para demostrarnos que en la meditación se sienta uno con una actitud mental abierta y comparable al cielo, pero al mismo tiempo permanece presente, apoyado en la Tierra, sobre una base firme. El cielo es nuestra naturaleza absoluta, que no tiene barreras y es ilimitada, y la base es nuestra realidad, nuestra condición relativa y ordinaria. La postura que adoptamos al meditar significa que enlazamos lo absoluto y lo relativo, el firmamento y el suelo, el cielo y la Tierra, como las dos alas de un pájaro, integrando la naturaleza de la mente, que no conoce la muerte y es comparable al cielo, y el suelo de nuestra naturaleza mortal y pasajera.

Aprender a meditar es el mayor regalo que puede usted hacerse en esta vida, ya que es sólo por medio de la meditación como puede emprender el viaje para descubrir su auténtica naturaleza y encontrar así la estabilidad y la confianza que necesitará para vivir, y morir, bien. La meditación es el camino a la Iluminación.

02:13

Cómo practicar el aquí y el  ahora en cada momento del día.

Los beneficios que puedes obtener practicando un estado de presencia son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son
  • Conciencia de aquello que se está evitando
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea
  • Mayor conciencia de los juicios
  • Aumento de la conciencia de si mismo  
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso)
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van)
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz  
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo


Section 10: Practica semana 8
02:20

Nos podemos dar cuenta cómo la meditación puede hacer que tengamos una vida más ligera.

ENTRENAMIENTO DE LA MENTE

Existen muchas maneras de presentar la meditación, y debo de haber hablado sobre ella en miles de ocasiones, pero cada vez es distinta, y cada vez es directa y nueva. Por fortuna, vivimos en una época en la que muchas personas de todo el mundo están familiarizándose con la meditación. Cada vez se la acepta más como una práctica que atraviesa las barreras culturales y religiosas y se eleva por encima de ellas,   permitiendo a quienes la practican establecer un contacto directo con la verdad de su ser. Es una práctica que trasciende los dogmas religiosos y, al mismo tiempo, es la esencia de las religiones.

Generalmente desperdiciamos nuestra vida, distraídos de nuestra verdadera identidad en una actividad incesante; la meditación, por su parte, es el camino que nos devuelve a nosotros mismos, donde podemos experimentar y saborear realmente nuestro ser completo, más allá de todos nuestros comportamientos habituales. Nuestra vida transcurre en una lucha intensa y angustiosa, en un torbellino de celeridad y agresividad, compitiendo, aferrando, poseyendo y logrando, atareándonos constantemente con actividades y preocupaciones externas y accidentales. La meditación es todo lo contrario. Meditar es romper completamente con nuestra forma «normal» de operar, puesto que se trata de un estado libre de toda preocupación e inquietud en el que no hay competitividad, no hay deseo de poseer ni aferrar nada, no hay lucha intensa ni angustiosa ni anhelo de logros; es un estado sin ambiciones en el que no hay aceptación ni rechazo, ni esperanza ni miedo, un estado en el que poco a poco empezamos a dejar marchar en el espacio de la sencillez natural todos esos conceptos y emociones que nos tienen aprisionados. Los maestros de meditación budistas saben cuan flexible y maleable es la mente. Si la entrenamos, todo es posible. De hecho, ya estamos perfectamente entrenados por y para el samsara, entrenados a tener celos, entrenados a aferrar, entrenados a estar angustiados y tristes, desesperados y anhelantes, entrenados a reaccionar coléricos contra aquello que nos provoca. En realidad estamos entrenados en tal medida, que estas emociones negativas surgen espontáneamente, sin que intentemos siquiera generarlas. Así pues, todo depende del entrenamiento y de la fuerza de la costumbre. Dediquemos la mente a la confusión, y, si somos sinceros, sabemos muy bien que se convertirá en una sombría maestra de confusión, experta en sus adicciones, sutil y perversamente elástica en sus esclavitudes. Dediquémosla en meditación a la tarea de liberarse ella misma del engaño, y descubriremos que, con tiempo, paciencia, disciplina y un entrenamiento adecuado, nuestra mente empezará a desatar sus propios nudos y conocerá su dicha y claridad esenciales.

«Entrenar» la mente no significa en modo alguno subyugarla por la fuerza o someterse a un lavado de cerebro. Entrenar la mente es, en primer lugar, ver de manera directa y concreta cómo funciona, conocimiento que deriva de las enseñanzas espirituales y de la experiencia personal en la práctica de la meditación. Después puede usted utilizar ese entendimiento para domesticar su mente y trabajar hábilmente con ella, para volverla más y más dócil, para poder convertirse en su dueño y emplearla en toda su capacidad y para los fines más beneficiosos.

Shantideva, maestro budista del siglo VIII, declaró:

Si este elefante que es la mente se ata por todas partes con la soga de la absoluta presencia mental, todo temor desaparece y llega la completa felicidad. Todos los enemigos; todos los tigres, leones, elefantes, osos y serpientes [de nuestras emociones]; y todos los guardianes del infierno; los demonios y los horrores, todos ellos quedan atados por el dominio de tu mente, y domando esta única mente todos quedan sometidos, porque de la mente se derivan todos los miedos y penas inconmensurables.

Así como un escritor sólo adquiere una espontánea libertad de expresión tras años de estudio a menudo laborioso, y así como la gracia sencilla de un bailarín se obtiene únicamente con un enorme y paciente esfuerzo, así también usted, cuando empiece a comprender adonde le conducirá la meditación, la abordará como la mayor empresa de su vida, una empresa que le exige el más profundo entusiasmo, perseverancia, inteligencia y disciplina.

01:35

Descripción de lo que significa la meditación natural.

He podido experimentar en estos últimos años muchos tipos de practicas espirituales y realmente he tenido experiencias de muy diversos tipos. Practique decenas de respiraciones, mantras oraciones, sadhanas, cuarentenas, yoga, meditaciones dirigidas,... Utilice imágenes, malas, inciensos, cuencos,... Por este camino de búsqueda conocí la meditación vipassana y el trabajo biodinámico y a grandes personas que trabajando desde el no hacer han conseguido vivir una vida plena.

Practicar la meditación y el trabajo en consulta desde el no hacer durante estos últimos 4 años rompió mis esquemas y he podido comprobar por mi mismo algunas observaciones interesantes, como por ejemplo sentarme y simplemente estar ahí sin hacer nada, sin expectativas, sin juicio y ver como todo vuelve a su naturaleza esencial y como todo se hace sin necesidad de manipular nada.

Ahora estoy en ese proceso de desnudarme completamente de conceptos, objetos, experiencias,... y puedo reconocer mi inseguridad y mis miedos en algún momento, pero a cada paso que avanzo y voy mas vació, es mas fácil y tengo la sensación de ir hacia la raíz, y no necesito nada.

La meditación de la visión profunda es única en cuanto a su método y no requiere técnicas. El objeto de la meditación puede ser cualquiera y todas las cosas distintas y evidentes del momento. Mediante esta conexión, un estudiante de la meditación de la visión profunda es consciente en cada momento de todo aquello que nace de o penetra en su consciencia, sabiendo lo que es sin tener necesidad de conceptualizar o analizar las cosas en categorías. Esta es la vía de la apertura, la atención y la claridad de la mente. No hay lugar para la exclusión, la fijación y el control, puesto que todo es bienvenido en el movimiento constante de consciencia clara y simple y atención desnuda. Si se desea dar un propósito a esta practica de meditación, podemos decir que se trata de ver las cosas tal como son mediante el trabajo con uno mismo sin rechazar, suprimir, reprimir o querer alcanzar nada. En la vía de la visión profunda, el ver y el aceptar van a la par y, por lo tanto, la libertad, en su auténtico sentido de volverse totalmente libre, es la última meta del vivir.” Dhiravamsa

A nuestra mente, que le gusta tanto lo nuevo y el hacer, le gusta entender el porque están ocurriendo las cosas, se le escapa un poco este trabajo de sentarse y confiar en que todo se dará a su tiempo, y que el trabajo (por decirlo de algún modo) lo voy hacer yo de una forma distinta, puede que FLUIR sea una buena palabra aquí.

Lo que trato de decir, sin ir en contra de nada ni de nadie, es que es mas fácil sentarme a cantar un mantra y generar un movimiento, parece que mi mente y mi cuerpo se sienten mejor y hay un resultado casi instantáneo

Creo que al sentarte en silencio escuchando plenamente sin ningún tipo de ruido externo y encontrarte contigo sin nada es mas difícil por nuestra forma de vivir. Incluso no todo el mundo esta dispuesto a adentrarse de esta forma, pero a medida que avanzas en tu practica las cosas van cambiando de alguna forma y es importante saber que estas observando constantemente.

Quizas al observar las trampas, los patrones y la reacción mentales, este darse cuenta es lo que hace que empiecen a aflojarse por si solas y sean soltadas sin necesidad de hacer nada con ellas, es decir tu mente ira cada vez mas a su naturaleza esencial, observando sin apego y viviendo el presente tal y como venga.

02:25

Diseña tu propia meditación dependiendo de tu estilo de vida y de tu tiempo disponible.

Agradecerte tu confianza en este curso, ya que es una forma de volver a confiar en ti, te deseo una buena practica, una buena vida y que la luz y la conciencia te acompañe en tu camino.

"Sólo cuando no tienes nada en la mente y tu mente no está puesta en las cosas, estás desocupado y espiritual, vacío y maravilloso". Tokusan

Students Who Viewed This Course Also Viewed

  • Loading
  • Loading
  • Loading

Instructor Biography

Jose Cánovas Pino, Profesor de Meditación

Facilitador y acompañante en Presencia Biodinámica®

- Enseña meditación adaptando la tecnica a nuestro estilo de vida y las necesidades de cada persona.

- Organiza y dirige retiros, talleres y cursos de Presencia Biodinamica®, Meditación y Silencio.

Desde 1994 estudió, practicó, trabajó y soltó:
Quiromasaje, Osteopatía, Reflexología, Kinesiología, Terapia Craneosacral, Kundalini yoga y Mindfulness.

Ready to start learning?
Take This Course